miércoles, 14 de febrero de 2018

Hablando de cosas simples

¿Alguna vez les ha tocado dejar su casa por unos días al cuidado de alguien de la familia, amigo o allegado, o por el contrario, quedarse al cuidado de una casa que no es la vuestra, por al menos una semana?
Si la respuesta es afirmativa, hagan memoria de la cantidad de pequeñas instrucciones que dieron o recibieron, parecen triviales o tan simples, pero en realidad son tan relevantes e importantes como las que más, ya que ayudan al buen funcionamiento del hogar.


Les daré un leve repaso:
Riega las plantas
Saca al perro
Cierra bien las puertas y ventanas
No le abras a nadie que no conozcas bien
Mantén el orden y la limpieza
Ante cualquier eventualidad ya sabes a quien llamar
Aquí están anotadas todas las instrucciones, los teléfonos de los vecinos...

La lista podría hacerse muy extensa, y si somos honestos, mayormente esas peticiones son exclusivamente de carácter personal muy específico, otras a causa de apegos a cosas carentes de valor verdadero, algunas son por adquirir responsabilidades y complacencias ajenas... Pocas veces decimos o escuchamos decir lo siguiente:

Agradezco en el alma que me hagas este favor
Deseo que te sientas a gusto aquí, como en casa
Siéntete libre de hacer las cosas a tu estilo, a tu mejor criterio
Si te afecta la soledad, no dudes en traer a alguien para que te acompañe
Cuídate mucho, lo más importante aquí, eres tú
Todo lo que hay esta a tu disposición...

Esta lista de seguro que no sale tan extensa, pero cuanta gratitud, respeto y consideración hacia la otra persona encierra. Aquí no se dan o reciben órdenes a secas, mas bien se deja sentir un alto grado de amabilidad y agradecimiento hacia la persona, y a su gesto de prestarse para que continúe la vida en la casa en nuestra ausencia.

Les confieso que aunque salgo muy poco del hogar por periodos prolongados por mas de dos o tres días, cuando lo hago y dejo la familia completa o algunos de sus integrantes, suelo mezclar estas dos vertientes, doy un sin numero de instrucciones y también de bendiciones, pero lo que mas me preocupa es la integridad física y emocional de los que dejo en casa, se que a veces les viene bien librarse de mi por unos días, ja, ja, y otras veces, no quisieran que me fuera...

Pero en definitiva, la vida es eso, un listado, de pendientes y de cosas realizadas, un ir y venir, un estar y un no estar, unas veces brillar y otras eclipsarnos, hacer cosas simples y algunas veces hacer cosas extraordinarias, pero jamás deberíamos complicarnos como lo hacemos, porque la vida en si, es muy simple vivirla.

La suma de muchas cosas simples (aunque no necesariamente), podría parecer algo complicado. Ahora bien, lo que si es casi seguro, es que la complejidad deja de existir cuando fraccionamos las cosas y las convertimos en varias cosas simples.  


Lo que quiero dejar plasmado con esta reflexión es que veamos al mundo con ojos nuevos, ojos que nos permitan ver las simplezas de las cosas, que en lugar de ver el océano como una enorme y violenta masa de agua, lo veamos como un grupo de inofensivas gotas del liquido mas preciado. La vida se agrupa, se asocia para dar origen a una nueva entidad capaz de sustentar la vida misma y hacerla evolucionar a través del tiempo.

De la misma forma debemos ver a un huracán, como un reforestador de la naturaleza, no como su destructor, la vida se cercena para dar paso a nueva vida, a nuevas posibilidades, para limpiar las toxicidades y sanear la tierra con nuevas semillas de vida; sanas, fuertes y evolucionadas.

No en vano, mientras dormimos nos recuperamos y renovamos, es un dejar ir lo vivido, para obtener una nueva licencia de vida, otra garantía, es como ese cerrar los ojos para volverlos a abrir al día siguiente, como ese exhalar para poder inhalar nuevamente, ese contraerse del corazón y del universo para volver a expandirse, es ese no ser, para nuevamente ser... Aunque nos parezca complicado, es así de simple.

El mundo de hoy en sentido general, anda muy ocupado y complicado, no nos dejemos arropar por esa perturbada visión, por ese ruido ensordecedor, hagamos cosas simples, pequeñas. 
Desfragmentemos esa complicación y busquemos soluciones practicas, sencillas, esas que están a la vista, o a la vuelta de la esquina diciéndonos que doblemos y las miremos, pero que lamentablemente continuamos obviando o desechando, para seguir siendo protagonistas (juez y parte) de un mundo que inconsciente o conscientemente complicamos, pero que en realidad es y debería ser muy simple.


Démosle paso a lo nuevo, si, pero no permitamos que nada ni nadie nos complique nuestra maravillosa y simple existencia, esa que se palpa de una manera muy sencilla, si amigos, en un soplo de brisa o un rayo de sol, en la delicia de visionar un arcoíris, que se percibe en un abrir y cerrar de ojos o en un leve suspiro, en una tímida sonrisa o una lagrima salada, o con un suave y tierno toque en la piel, que nos recuerda que estamos vivos, que... 

Pero más que todo eso, esa maravillosa y simple existencia, se palpa y percibe con un minuto de silencio interior, el cual se manifestará hablándonos de cosas simples, esenciales y meramente sencillas, y nos permitirá conectarnos con nuestra verdadera esencia, y escuchar la mas bella sinfonía de amor, de ese amor que inevitablemente somos.    

I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

lunes, 29 de enero de 2018

Un leve susurro

+Julia C. Cambil amiga y compañera bloguera, me ha dejado un comentario en una de mis publicaciones recientes usando la siguiente frase: 
*A veces hay que perderse para el mundo para encontrarse a una misma*.
  
Aunque me aclara que la frase no es de ella, que la ha escuchado en alguna parte, por el momento la asumo salida de sus labios (o de sus letras) para mi consumo y el de ustedes, ya que ese leve susurro ha dado origen a la siguiente reflexión, que sirve de complemento a la entrada anterior.

Ese *A veces hay que perderse para el mundo para encontrarse a una misma*, no tiene desperdicios. La introspección es la madre de las formulas para la realización de nuestros verdaderos propósitos. Ese salirse del ruido y el eco que hacen en nuestro interior esas distracciones insustanciales que a la larga resultan fatídicas, tediosas y nada efectivas para lograr nuestras metas terrenales y espirituales, es lo mejor que podemos hacer. 


Salirnos del mundo exterior y adentrarnos en nuestro mundo interior, para reconocernos, reencontrarnos y re- direccionarnos, es algo tan necesario como respirar. La calma interior puede más que mil bullicios, el equilibrio y armonía interna no tienen rival o contrincante que lo pueda vencer, por eso debemos mantener un contacto directo con nuestra verdadera esencia, nuestro yo interior, respetar su espacio y sacar tiempo para prestarle atención, sin excusas ni justificaciones insensatas.

Hay un slogan que se usó en mi país en una campaña política y dice así: *Primero la gente*, me vino a la memoria y aprovecho para adulterarlo y acomodarlo a lo que deseo enfatizar, y lo expreso así: *Primero Yo*...

No hay que perderse de vista, sin que suene a egoísmo, ese Yo, se refiere a ese que soy en esencia, único e irrepetible, y también imprescindible tal como soy para cumplir una misión especial en este ir y venir de la existencia universal, que todo lo puede, que todo lo experimenta, lo reconoce... Y lo transforma para mantener el equilibrio y la armonía, para conservar el amor, que no es otra cosa que esa chispa divina que todo lo embellece y alegra, que todo lo sustenta, y que es nuestra mejor vestimenta.

También ocurre lo contrario, como en mi caso, me he pasado la mayor parte de mi vida escondida del mundo, no para encontrarme yo misma, sino más bien para que no me encontraran. Cuando desde temprana edad te reconoces y te sabes algo rara o fuera de lo común, prefieres pasar desapercibida o al menos no llamar la atención, porque sabes que muy pocos te entenderán, que nadie podrá lograr que te sumes al montón, y porque lo que menos deseas es pasar por grosera o indeseable. 


Pero cuando llegas a entender que tienes un rol que cumplir y no puedes esconderte o postergarte mas, entonces decides salir y dejar al menos que los demás te noten, que se fijen en ti sin que eso te cause ningún tipo de incomodidad, después de todo, cada cual tiene sus manías y sus interioridades.

Así que amables lectores, también nos vendría bien esta otra frase: 
*A veces hay que salirse de uno mismo para poder estar visible para el mundo*.

Ahora bien, si te pierdes de ti, por mantenerte tan visible y expuesta en el mundo, y te olvidas de tu rol para representar roles ajenos, corres el riesgo de no encontrarte jamás, al menos no en esta vida, y de que también a nadie le interese volver a encontrarte. 

Ambos casos son altamente peligrosos, ni muy escondida, ni muy expuesta, los extremos no son convenientes, porque nos hacen perder el equilibrio. Si nos sentimos muy interiorizados y alejados del mundo, démonos una escapadita (aunque sea breve), y salgamos a lucir nuestra bella humanidad. En caso contrario, si nos sentimos muy mundanos, démonos una escapada (no muy breve), un viaje a nuestro interior, a nuestra espiritualidad y tratemos de equilibrarnos, y mantenernos armonizados en cuerpo y espíritu, afuera y adentro, en presencia y esencia, centrados.     


Estas dos frases son las dos caras de la misma moneda, son como dos espejos, uno frente al otro y Tu en medio, uno te refleja por delante y el otro por detrás, pero tu no estas ni en uno ni en el otro, si no justo en medio de los dos. No eres solamente tu parte delantera o tu parte trasera, eres las dos, y se funden al juntar los dos espejos, justo donde estas, justo en lo que eres, *TU*... Por favor, no te olvides.  

I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

lunes, 22 de enero de 2018

Nuevos comienzos

Gentiles amigos, el final de año marcó una pausa virtual que lejos de ser preocupante o nostálgica, me ha dejado más bien sorprendida, pues me creía tan absorbida por estos menesteres blogueros y googleros que pensé que el hecho de no disponer del tiempo acostumbrado, y que consideraba prudente, para no caer en la dependencia de esta red, me causaría cierta contrariedad o complejo de culpa por mi ausencia y falta de condescendencia con los compañeros y amigos con los que acostumbro a interactuar y compartir en estos predios. 


Lejos de eso, y perdonen si se sienten algo desconsiderados, he estado tan tranquila y despejada que me ha encantado este descubrimiento, todavía soy una mujer libre de los efectos nocivos de la tecnología moderna, su dependencia y adicción. 

Esto lo expreso sintiendo respeto, cariño, agradecimiento y admiración por ustedes, que  han sido más que solidarios compañeros, amigos sinceros. Y algunos incluso me son tan entrañables que juraría que nos han unido lazos de sangre, o de amor y afectos muy especiales en alguna vida anterior. Lo cual me hace sentirlos cercanos a pesar de no frecuentar la red, los llevo en mis pensamientos y a unos cuantos en un lugar muy especial en mi corazón.

Mis andanzas blogueras me han hecho crecer y adentrarme en un mundo más amplio de afectos y aprendizajes, me han hecho salir de mi zona familiar y segura de confort emocional, y abarcar otros corazones distantes, a los que quizás temía acercarme o abrirles un espacio en el mío. 

Lo cierto es que cuando te sientes cercano físicamente a alguien, te conectas directamente con esa persona de forma material, interactúas de tu a tu. Cuando te sientes atraído por hilos sensitivos y emocionales, no necesariamente físicos, te conectas por lazos de afecto invisibles o intangibles, que bien puedes exteriorizar o reservártelos y guardártelos muy dentro de ti. 


Pero cuando te sientes atraído energéticamente hacia alguien, es inevitable que te conectes telepática y espiritualmente a ese alguien, la interacción se efectúa aun inconscientemente, pero tarde o temprano se te revela y la sientes cada vez más genuina y afectiva.

Créanme cuando les digo que los extrañé, a las musas y a ustedes, es difícil no hacerlo entre tantas demostraciones de afecto y solidaridad, y tantas satisfacciones y aprendizajes recibidos a través del blog. Pero también créanme cuando les digo que cada uno de nosotros aunque aparentemente esté librando su propia batalla, solo es parte de una gran alegría encubierta, de un hermoso lienzo que servirá de sostén para el propósito existencial del colectivo universal.


Esta realidad hace que te descubras nuevamente, te sientas renacido, mas auténtico, más humano pero a la vez mas espiritual, te sientas armonizado con todo lo que te rodea, lo sientes parte intrínseca de ti, lo valoras, lo comprendes, lo amas, y lo integras a ese todo que sabes y reconoces ser. Es como si ese sentirte fragmentado se disolviera en ese fluir que es el común denominador de la vida, esa respiración que es la vida misma, en presencia, en libertad y en esencia.

Cada paso, latido, gesto, palabra, suspiro… Cada forma energética, cada hálito de vida, cada ente o Ser, ya sea palpable, etéreo o inadmisible, está motivado o motorizado por una causa, por un impulso que mayormente se recibe desde el centro existencial del todo, el cual está unido al centro de nuestro Ser. Y se desplaza desde nuestra consciencia hacia esa consciencia universal, que se alimenta de vibraciones energéticas armónicas que viajan a través de un hilo conductor, por un mar de materia oscura (o invisible a nuestros ojos en este plano físico), el cual está conformado por un sinfín de equilibradas mareas y suaves oleajes de amor existencial.   


Con cada amanecer empieza un nuevo día, la oportunidad de un nuevo comienzo. Ya sea que hagas pausas o no, cada acción genera una nueva reacción, y cada impulso recibido desprende millones de nuevas moléculas de energía, bien definidas y debidamente acopladas y sintonizadas con el universo. 

Nuevos comienzos requieren apertura mental, sensorial, emocional y sobre todo, consciencia consciente. Cada reto es un nuevo comienzo y cada logro engendra un nuevo reto, y si este ciclo se repite con consciencia despierta, no hay forma de estancarse, solo de renovarse, reconocerse y avanzar, o sea, de transformarse y evolucionar.  

I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

martes, 16 de enero de 2018

Bienvenido 2018

Después de unos cuantos días de paro literario, o mejor dicho de parón y receso virtual, aquí me encuentro nuevamente frente al computador y por medio de él ante ustedes, para reiterarles mis mejores deseos de armonía y felicidad en este 2018 que recién inicia.


Me he despedido de un buen año, llena de gratitud y regocijada por todo lo que me dio y enseñó, también he recibido este nuevo año plena de satisfacción por lo que sé que me traerá, para muestras basta un botón, comencé con buen pie.




Del día primero al cinco del corriente, he vuelto a recorrer mi primera ruta al Pico Duarte, y ha sido maravillosa la experiencia y además gratificante, ya que tuve la dicha de hacer el recorrido completo sin ayuda de las mulas esta vez.



Créanme si les digo que ha sido toda una proeza, fue uno de mis propósitos al volver, además de otros menos palpables, pero tan significativos espiritualmente, que el inicio de año ha sido un regalo maravilloso de revelaciones, aprendizajes y poderosos intercambios de energías, entre otras fascinantes experiencias vividas.


Amables lectores, como ya les he dado bastante lata con mis viajes al Pico Duarte, esta vez me guardo los momentos inolvidables, los aprendizajes y la riqueza almica del viaje, solo les comparto algunas fotografías hermosas.

Desde luego, no se puede quedar la que muestra la mayor evidencia de mi viaje, posando en las alturas nuevamente junto al busto de nuestro Padre de la Patria Juan Pablo Duarte y a mi hija menor Emilia.




Hay una fotografía que resultó ser muy especial para mi, en ella estoy posando con mi hija Emilia, junto a Huáscar Martínez (su novio), un joven excepcional y a Fabio Jiménez, que posa agarrando la cruz, un amigo entrañable de la familia.
   Fabio fue quien nos dio a conocer a este genial grupo de piqueros. 



!Gracias Fabio por conectarnos con gente tan responsable, valiosa y agradable como tú!   

También con el inicio del año he celebrado mi cumpleaños 58, y esta vez de manera diferente, me han tomado de sorpresa algunos amigos y compañeros piqueros, que junto a Emilia, han tramado no dejármelo pasar por alto.




Fue lindo oírlos acercarse a la casa cantándome el famoso ¡Cumpleaños feliz! 
No se imaginan lo grato que fue para mí pasar un momento tan agradable con todos ellos, que será inolvidablemente especial, por la sorpresa, ya que ni remotamente lo imaginé. 




¡Y como lo disfruté! Fue como la post data del viaje al Pico.


!Gracias a mis hijas y a todos los participantes por regalarme una noche tan feliz!

Por si fuera poco, este domingo 14, la familia, atendiendo a una invitación de cumpleaños que me hicieran mi hijo Felix y su bella novia Sahira, fuimos a un hermoso restaurante de la zona colonial, me fue imposible acudir el día del cumple pues el virus gripal y la lluvia no me dieron tregua, sin mencionar que Emilia tenía gato entre macuto, con lo de la sorpresa, ja, ja.


En el restaurante lo pasamos genial, junto a mi esposo Félix, mis tres hijos (Viola, Félix y Emilia) y sus respectivas parejas (Francis, Sahira y Huascar) y a mis hermanas, Milli, la menor de todos nosotros, y a Nuris, mi hermana del alma, a la que si bien es cierto que no me unen lazos de sangre, no es menos cierto que los lazos de amor y afecto pesan tanto o más, es nuestra hermana mayor, vino de retirada al país y al seno familiar y es otra de las grandes alegrías que nos trajo este año.


¡Bienvenida querida hermana, gracias por formar parte tan especial de mi vida!

Como ven he empezado el año en el blog sin hacerles una reflexión, sino más bien compartirles lo sucedido en mis días de ausencia.

Gracias a todos ustedes, amigos lectores por su atención. 

Aprovecho para hacerles la siguiente exhortación:

¡Miren a su alrededor, sientan, conéctense con la belleza y la alegría que les rodea! Enfóquense bien, siempre las hay, búsquenla, podrían estar a la vuelta de la esquina… 

Y sobre todo 

¡Sean auténticos y felices! La actitud lo es todo, nada es imposible.

El universo es generoso y no escatima esfuerzos en maravillarnos, por favor, no lo escatimen ustedes.

I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

martes, 5 de diciembre de 2017

Ver desde diferentes perspectivas

Sin saber el cómo o el por qué, a veces nos llegan a la mente palabras, ideas o sencillamente cosas que nos ponen a pensar e hilar todo un monólogo reflexivo, que nos deja saber al menos, el para qué. 
En mi caso, es para mi provecho personal y para compartirlo en este espacio que he creado, dándole extensión y alas a esas revelaciones, con la finalidad de que también les puedan ser de provecho personal a otros.

Leyendo un pasaje de un libro, me di cuenta que no deja de asombrarme lo ignorante que somos en la mayoría de las temáticas de la vida. 
Se podría decir que la diversidad es uno de los mejores legados de este plano físico, específicamente en este planeta que habitamos, y mas especifico aun, del colectivo humano, gracias a ella podemos trabajar en conjunto de manera exitosa y fluida.

Stephen Hawking  

Cada especie tiene su función y cada integrante de esa especie, tiene su función particular y única en el plano físico. En el colectivo humano cada individuo es en si una pieza única e indispensable en determinado momento o estación, y hasta que dicha función no está cumplida, estará presente en este plano físico.

Se dice que vinimos a aprender, aunque dicho aprendizaje también sirva de enseñanza a otros. No podemos ser tantas cosas a la vez, saberlo todo, por eso hay personas con diferentes objetivos de vida, con dones, intereses, pasiones y destrezas diferentes, por eso existe la diversidad.

Existen miles de aficiones, atracciones y profesiones, de inquietudes (preguntas y respuestas y preguntas sin respuestas aparentes), y un sinfín de conocimientos aprendidos y heredados, y muy por encima de todo eso, una sabiduría innata que muchas veces viene a ser la respuesta a preguntas informulables.


Nos movemos por tierra, mar y aire, y en cada uno de estos elementos, hay millones de diversidades por descubrir, de enigmas por descifrar y de sensaciones y emociones por experimentar. Los estudiosos y científicos, saben muchas cosas acerca de esos elementos, los especializados en cada uno en particular, saben aun mas. 
Pero a pesar de todo eso, hay una sabiduría interior, una especie de intuición, que nos hace saber un montón de cosas sin necesidad de estudios, ni de observación. Existe un condensado de información y conocimiento heredado, inscrito en nuestra consciencia colectiva como grupo humano, y en nuestra consciencia individual como unidad vital, adquirido vida tras vida. 

Sin embargo ¡Cuánto desconocemos de la vida aun! 

El libre albedrio es nuestro pasaje de ida y vuelta, gracias a él podemos experimentar infinita cantidad de cosas, saborear diferentes vidas, ya sean sufridas o gozosas, será nuestra elección, de eso se trata nuestro aprendizaje. Tierra, mar y aire, son explorados por el hombre desde hace siglos, y a pesar de ello somos ignorantes de la mayoría de sus interioridades.


Marineros, capitanes de navío, pescadores, buzos, biólogos marinos etc., tienen aun un mundo marino por descubrir. 

Aviadores y pilotos, astronautas, astrónomos y astrólogos, ingenieros y científicos espaciales, tienen un mundo desconocido con el que lidiar, y mientras mas se empeñan, mas desconocen. No han podido descubrir, y menos descifrar, ni la diezmillonésima parte de todo lo que pulula en el aire, en la atmosfera..., y ni que decir fuera de ella, en el espacio sideral. 

Arqueólogos, paleontólogos, geólogos, arquitectos y científicos, juegan a saber las intríngulis terrenales, arman historias, reconstruyen civilizaciones, pero cada hallazgo en lugar de acercarlos, los aleja mas de la realidad, aunque ellos opinen lo contrario, el tiempo se encarga de desmentirlos.

El planeta Tierra sigue guardando infinidad de secretos a los ojos y el entendimiento lógico del ser humano. Nos sorprenden sus respuestas a los estímulos, su capacidad de regeneración, de reinventarse y surgir la vida de entre las cenizas. Quizás sea por una muy sencilla razón, vivimos en un plano en constante movimiento, un plano tridimensional de cambios, ya sean paulatinos o bruscos. 


Por eso es que debemos ver desde diferentes perspectivas, y debemos agradecer la diversidad, porque no podemos serlo todo y saberlo todo a la vez, y al instante en que lo sepamos, las cosas, ya serán diferentes. 

Nada es lo que fue, ni nada es lo que parece ser. Todo se mueve, todo cambia, se transforma y evoluciona, lo único que permanece es la semilla de vida. Esa nada que engendra el todo, y ese todo que vive, pulula y se manifiesta en  la nada.
 
Esa nada es la que debemos ver desde diferentes perspectivas, para darnos cuenta de que es el todo.

I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

martes, 28 de noviembre de 2017

Lo evidentemente necesario

Quiero aprovechar la ocasión que se aproxima, las fiestas navideñas, y también la inspiración que me llegó al hacer un comentario a una compañera bloguera, Ziotza Moya.

A raíz de su cierre temporal del blog, y de hacer dicho comentario, surgió desde mi interior, esta reflexión que hoy deseo dejarles, ya que precisamente en estos días venideros, hacemos un receso para pasarlo en familia y despedir el año agradecidos por lo que nos proporcionó, y recibir el que se aproxima con buenas expectativas de bienestar general. 

En la vida todo es ir y venir, entrar y salir, dar y recibir, caminar y parar, agarrar y soltar..., en definitiva, fluir. Nacer y renacer, pero jamás desfallecer.

Mayormente oímos decir que echamos raíces o simientes, y que dejamos huellas claras e imborrables de nuestro paso por la vida, de nuestra existencia. Pero también se dice que echamos alas y volamos a otros cielos, otros lugares y otros mundos, a otros planos de la existencia, porque eso si, nunca dejaremos de existir.


Precisamente de eso se trató el comentario, de que llegada la hora en que nos veamos en la necesidad de desplegar las alas y volar hacia otros horizontes, nada ni nadie nos puede detener. Y si fuera el caso contrario, que lo que ameritamos es cerrar las alas y dejarlas descansar, nada ni nadie nos puede negar ese derecho. 

Y esta temporada de fin de año, es ideal para tomar cualquiera de estas dos decisiones, la que estemos ameritando, ya que el resto del tiempo lo pasamos engrosando nuestras alas y practicando. Llegada la hora de descansar o de hacer un largo vuelo hacia otros cielos, no debemos dejarla pasar, para seguir en lo mismo.

También comentaba, que los atajos son muy tentadores, pero no siempre convenientes, y que la forma en que avanzamos, va a depender de la forma en que viajamos. Porque indiscutiblemente, es mejor hacer paradas breves, que colapsar y tener que recuperarnos por un tiempo mayor. 

De un tiempo a esta parte vamos por la vida con demasiadas prisas, haciendo demasiadas cosas a la vez y disfrutando muy poco de lo que hacemos, ya que lo hacemos de manera inconsciente, más bien en franca competición. 
Nos hemos vuelto como esos atletas cuya única motivación es llevarse el oro, ser el número uno, sin importar a que precio. 
Dejaron de sentir con alegría cada respiración, de entrar en éxtasis en cada palpitación que les permitía disfrutar de lo que hacían y más amaban, para entrar en pánico por cada error, cada lesión, cada derrota, cada frustración.


La esfera de alegría y paz en que vivíamos, pasó a ser un infernal acelerador de partículas, y si no nos detenemos, o al menos nos desaceleramos, nos convertiremos en quien sabe que horripilante especie. 

Ya pocas cosas nos sorprenden, a casi todo decimos que si, la permisividad pasó a ser el nuevo mantra mundial, el OHM que nos conecta con el todo, ese todo tan superficial, que aunque nos asqueaba y costó tanto asimilar, hoy nos cuesta mas aun, abandonar y soltar. En lugar de quitarnos las etiquetas, nos colgamos más. 

Reflexionemos un poco sobre nuestras vidas, pensemos en el grado de infelicidad que nos rodea y en el que vivimos. Hay que cerrar las alas y descansar, para renovar el vuelo con alegría, plenos de ilusión y pasión por el verdadero gozo interior, no ese gozo aparente de querer ser el mejor, si no el simple gozo de ser feliz con lo que tengo y lo que Soy, sin hacer comparaciones, sin envidias, sin competir. 


Enciérrate por unos días con tu yo interior, has silencio, hurga con calma en las prisas cotidianas. ¿De veras son necesarias? mírate frente al espejo, sonríe y pregúntate si te gusta lo que ves, si estas feliz, si sonríes de verdad, con alegría, o es solo una mueca engañosa, queriendo esconder y disfrazar tu amargura, tu infelicidad.

Has un alto, serénate y permanece quieto en un lugar, o emprende el vuelo lejos, donde te puedas encontrar y volver a plasmar en tus labios esa bella e inconfundible sonrisa de felicidad.

Dedicado a mis amigos y lectores de este ciber espacio. 

Para todos ustedes van mis mejores deseos de salud, armonía, gozo y confraternidad en estas fiestas de navidad.

Y que el 2018 sea un año pleno de alegría, amor y bienestar.

I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Esta entrada fue publicada en el periodico El Caribe:
https://issuu.com/elcaribe/docs/periodico20171205

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Una invitación de lujo

Amables lectores, hay algo que amerito colgar en el blog, ya que gracias al darme a conocer a través de él en la web, sería imperdonable no plasmar esta gratificante experiencia entre sus páginas.

Recientemente recibí una invitación que me llenó de ilusión por un lado, y de satisfacción por el otro. Se trataba de preparar una especie de presentación para dar a conocer mi país.


Una amiga y compañera bloguera, +Emerencia Joseme, autora del blog “Viaje y fotos”, me invitó a inaugurar la nueva sección de su blog titulada “Las claves de tu mano”, la cual pretende dar a conocer los diferentes países de los compañeros blogueros, al menos, de los que estén dispuestos a contar cosas del país de origen o la ciudad en la cual residen por un largo tiempo.

La sección fue inaugurada con mi participación, y con la invaluable colaboración, supervisión y edición, del talento y experiencia en estos menesteres, de Emerencia, ya que su blog se especializa en este tipo de publicaciones. 
Los invito a visitarlo y a deleitarse y viajar de su mano por los diferentes países del mundo, fotografías y vivencias llenas de detalles, que les harán sentir parte del viaje, que realiza siempre (o casi siempre) en compañía de su pareja José, quien también colabora con el blog.

Por la cantidad de lugares, fotos, detalles y algunas vivencias contadas por mí, para dar un panorama global y uno muy personal y particular, se ha hecho la presentación de mi país (República Dominicana), en dos publicaciones. 

Ambas han tenido muy buena acogida, y una manera de mostrar mi enorme agradecimiento a esta compañera y amiga, que puso tanto empeño en que quedara lo más completa y variada posible, dándome pautas muy atinadas y compaginando todo ese cúmulo de información y fotografías, para que se pudiera leer con facilidad de manera entretenida, intercalando letras, fotos y trozos de un poema de nuestro poeta nacional Don Pedro Mir (Hay un país en el mundo), y de mis dos poemas favoritos, “Tácticas y Estrategias” de Mario Benedetti; “Invictus” de William Ernest Henley, y una nota musical de esta tierra bella al final de cada publicación, que le dieron la fragancia peculiar de su interesante, instructivo y entretenido blog.

Emerencia Alabarce

Aquí les dejo los dos enlaces a dichas publicaciones, para que además de conocer mi país de origen, puedan conocer a través de su blog, a Emerencia, una mujer polifacética, y percatarse de lo que les he contado y mucho mas, ante todo de la belleza, humildad, sencillez y generosidad de su alma, y de su buen hacer literario, ya que es también una excelente escritora.

Las claves de tu mano (1)

Las claves de tu mano (2)

Aprovecho para agradecer a todos los que la leyeron, a los que además de leerlas, dejaron sus gratos comentarios, a todos los que más tarde lo harán, y muy en especial, a los que además las compartieron en su perfil. 

Espero que disfruten la lectura tanto como nosotras disfrutamos el intercambio de ideas, anécdotas, dudas y preocupaciones relacionadas con el paso de los huracanes “Irma” y “María”, en fin, el acercamiento emocional que supuso todo esto, y que me confirmó que nuestras almas ya se conocían, se habían relacionado antes con lazos de afecto muy marcado, los cuales sin lugar a dudas se reafirmaron y acentuaron. 

GRACIAS EMERENCIA, POR PONER “LAS CLAVES DE TU MANO”, EN MIS MANOS.

I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

viernes, 10 de noviembre de 2017

Brote de inconsciencia

Cada día que pasa, es para muchos como una cuenta regresiva a la espera de una gran explosión, que al igual que el famoso big bang, haga mil pedazos este hermoso planeta. En cambio para otros tantos, cada día que pasa, es una bendición, creen que al fin se ha tocado fondo y solo nos queda subir a la superficie y florecer. 
Para una minoría, cada día que pasa es el despertar o descubrimiento de algo que se mantuvo oculto a nuestros ojos y entendimiento, pero que por fin se nos hizo la luz…


Lo que más me intriga o me llama la atención de estos tiempos modernos, es el por qué después de habernos ocultado tantas cosas por años, ahora se esté haciendo todo lo contrario, existe un marcado interés de que estas cosas salgan a la luz y se divulguen como un virus, de revelar información que hasta hace muy poco, incluso se cometieron horrendos crímenes por mantenerlas ocultas. No creo que tenga que ver con que ahora disponemos de alta tecnología y eso, lo que se desea mantener oculto, sigue y seguirá manteniéndose oculto, ellos tienen los medios y el control para hacerlo por ahora, la venda, nos la han puesto y quitado a su antojo y conveniencia.

Hace años que se tenía esa alta tecnología a disposición de unos pocos, y de repente nos la lanzan como un gran descubrimiento al alcance de todos, para mantenernos ocupados y entretenidos con estos juegos de tecnología y de guerra, de sabotaje a la naturaleza (atribuyéndole la culpa del mal llamado “cambio climático” o “calentamiento global”), y un sin número de informaciones, y sobre todo, de desinformaciones, mientras ellos, de seguro se ocupan de cosas de mayor envergadura, quizás hasta de un maquiavélico genocidio masivo que desconocemos realmente y que podría estar a la vuelta de la esquina y para llevarlo a cabo, necesitaban que supiéramos manejarnos con dicha tecnología.

Lo que ahora nos puede preocupar y alertar, porque ellos se han propuesto que lo sepamos, hace tiempo que se tramó y ejecutó, no hay vuelta atrás, nos tomaron desprevenidos, ahora ellos necesitan distraernos para que no vayamos a estropear la fase final de su proyecto. ¿Cuál? Tal vez ni ellos saben a ciencia cierta el alcance y las consecuencias de ese final.  


Pero algo me devuelve la tranquilidad, y es que la naturaleza y los humanos somos sorprendentemente poderosos, sabios e intuitivos, y contamos con un complejo sistema de interconexión muy sofisticado, y con eficiente comunicación a través de la telepatía, de códigos genéticos y de líneas de transmisión de información mediante energía pura e inteligente, capaz de auto reprogramarse y desprogramar o mutar cualquier manipulación o desconfiguración indeseada, algo que al parecer ellos olvidan o no han tomado en cuenta. Si ellos nos manipulan y controlan, por el hecho de estar interconectados, tener acceso a toda información procesada y ser mayoría, nosotros también podemos tomar el control sobre ellos, y descodificar sus intenciones y bloquear sus instrucciones.


Creo que todo cae por su propio peso y termina hiriendo en lo más profundo a quien lo causó. A mi entender debemos estar atentos, alertas, despiertos y centrados, para saber descodificar sus perversas intenciones y filtrar las informaciones que pululan en nuestro derredor. Conspiraciones, guerras, hallazgos arqueológicos, declaraciones de: astronautas, científicos, médicos, gente de la Nasa, políticos y famosos…, y un sin fin de verdades y mentiras a medias, giran y sobrevuelan sobre nuestras cabezas para distraernos de la realidad, el murmullo es ensordecedor y nos aturde el intelecto. 

De alguna forma todos estos agentes transmisores, son entes manipulados y amaestrados, amenazados o comprados hace tiempo, ya sea consciente o inconscientemente, solo son carne de cañón al igual que la mayoría, que repiten lo que leen y oyen, propagando información pasada de moda, noticias de ayer que quieren hacer figurar como de actualidad, y que para nada van a cambiar la realidad. 
Lo que si la cambiara es un cambio interno, revertir las instrucciones, salirse del redil y afrontar con valentía las consecuencias.


Existe aún un alto grado de adormecimiento, un brote de inconsciencia generalizado, un virus letal que se propaga de boca en boca, de mano en mano, de red social en red social, de mente en mente, de pensamiento en pensamiento... 
Nos tienen a la mayoría revolcándonos sobre nuestra vil esclavitud, girando sobre los mismos temas, las mismas obsesiones y los mismos objetivos vanos, vacios, putrefactos y carentes de lo esencial, de amor.

Sin importar el grado o dosis de verdad o de mentira que arrastren esas pervertidas y nefastas informaciones y declaraciones, olvidémonos de sentimentalismos y sensacionalismos, enfrentemos el tren imparable de la autodestrucción. Todo esto al igual que en la película *"El Expreso del Miedo (Snowpiecer)"*, es un tren que solo se detendrá cuando trabajemos todos en comunión, junto con la naturaleza, cuando nos volvamos uno con ella, la respetemos y dejemos de violentarla, soltemos el excesivo consumismo y dejemos a un lado el ego, con su afán de riqueza y poder absoluto sobre los otros y todo lo demás. 

Para eso debemos volvernos a nuestros orígenes, reconectarnos con esa energía pura que nos pasa desapercibida, pero que circula a nuestro alrededor, y dejar de jugar a los dioses, o a lo que es peor, a los soldados y las victimas, que sienten que no tienen opción. 

Debemos dejar el morbo, y todas nuestras comodidades, que de alguna manera son las causantes numero uno de las incomodidades y abusos cometidos al planeta, y a todo su hábitat. Desde luego muy pocos quieren de verdad salvarlo, si a cambio deben renunciar a la vida que hoy nos damos y volver a andar a pie o en carreta, dejar el supuesto “progreso” alcanzado, y menos aun, dejar a un lado la tecnología, sus entretenidos y adictivos usos y todos sus derivados.


Reconozcamos que nuestra pasividad y permisividad, nuestro conformismo y falta de amor propio y al prójimo, nuestra enfermiza ambición y pérdida de consciencia, nuestro azaroso y despreciable ego, son entre otras cosas los causantes del crecimiento desmedido de un virus mortal, un brote de inconsciencia colectivo, del que nadie en realidad se desea despojar, porque no está dispuesto a pagar su libertad al precio que debemos pagarla.

Y como dice la frase de la famosa historia de Jesús:”El que esté libre de pecado, que lance la primera piedra”, y es que todos somos un poco Adán y un poco Eva, un poco Caín y un poco Abel, un poco David y otro poco Goliat, un poco Jesús y un poco Barrabas, un poco luz y otro poco oscuridad, un poco Tu y otro poco Yo, un poco “Nada” y un poco “Todo”... 

La vida no es más que un grandioso intercambio de vibraciones que se traducen en conocimiento y sabiduría y mientras más receptivos y perceptivos seamos, mas aprendemos y evolucionamos, porque “No somos uno en un millón, sino un millón, en uno”.

I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

sábado, 4 de noviembre de 2017

Retazos de humanidad

Amables lectores, hoy solo les hablaré con imágenes. 

Los mensajes que contienen estas, los cuales han surgido de mi aprendizaje, los he desarrollado en este devenir del despertar.

Compartiré unos cuantos, y espero que al menos uno, les resuene o sirva de pauta para vuestro despertar.

               



     




                                                  


I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.